Karma

375541-buddha

Introducción al concepto de “Karma”

Karma significa acciones, ya sean corporales, mentales o verbales. Estas acciones provienen de hábitos formados en el pasado, es decir que no existe algo que uno haga en el presente y no esté relacionado con acciones realizadas anteriormente. Las acciones hechas resultan en un daño o beneficio a los otros, usualmente lo que pensamos lo decimos y lo hacemos afectado a los demás, si hubo acciones buenas eso traerá consecuencias buenas, y si hubo acciones malas traerán consecuencias malas.

¿Será posible que una acción realizada que causó daño a alguien se cancele con acciones buenas? No, cada acción tiene su consecuencia. Por ejemplo; una persona se enoja y le grita al otro hiriéndolo con sus palabras, pero luego se da cuenta que reaccionó mal y pide disculpas. En este ejemplo podemos ver que la primera acción fue una palabra hiriente, un karma malo que va a traer su consecuencia mala, pero el hecho de que la persona se dio cuenta del error, pidió perdón y quiso repararlo, es karma positivo y va a traer consecuencias buenas, pero aun así uno no cancela al otro.

Desde el punto de vista buddhista, nadie ni nada puede cancelar, anular o absolver lo que se ha hecho.

Uno tiene que asumir toda la responsabilidad de lo que le sucede. Muchas personas alguna vez se han preguntado ¿“porque a mí me sucede esto”?, cuando nos preguntamos “¿porqué a mi?” estamos dudando de la ley de causa y efecto, no estamos asumiendo una responsabilidad por algo.

Muchas veces nos encontramos con una persona que creemos que es buena pero termina dañándonos, ya sea una relación de pareja, familiares o amigos. Después de darnos cuenta que esta persona no es buena para nosotros cortamos el lazo, o creemos que lo hemos cortado, y ponemos distancia pensando que nuestra vida va a mejorar porque vamos a encontrar a otra persona que nos va a hacer mejor. Al hacerlo, nuevamente pensamos que es buena y al tiempo nos dañan otra vez. Se dan las mismas cosas o parecidas pero con diferentes personas y uno piensa que tiene mala suerte, entonces va colocando etiquetas de “malas” a las personas, cortando lazos y buscando otros, una y otra vez, pero en verdad el único sujeto que no cambio todo ese tiempo es uno mismo. Quiere decir que nosotros por acciones y energía kármica emitimos una energía y atraemos a personas correspondientes a ésta, esa conexión kármica que tenemos con ciertas personas proviene de nuestros hábitos, buenos o malos.

Interpretaciones erróneas de la palabra “karma”

1-En la actualidad en occidente la palabra karma es utilizada cuando algo desagradable o desafortunado sucede , diciendo “es mi karma” o “es tu karma”, suele ser asociado a malas experiencias, por esta razón todos tienen miedo de él. Por ejemplo, si alguien choca dice “es mi karma”, si alguien sale y llueve dice “que mal karma”.

2- Otro malentendido del karma es creer en la existencia de un predestino. Según esta idea cuando uno nace ya tiene su guión escrito, solo queda aceptar el propio destino y vivir de acuerdo con él sin tener escapatoria y sin poner énfasis en la voluntad propia y la decisión de uno mismo, igual que como sucede en las películas de Bollywood

Podemos utilizar como ejemplo la película “Quien quiere ser millonario” en donde un chico analfabeto participa de un programa de televisión para ganar un premio y sabe todas las respuestas porque son cosas que había vivido a lo largo de su vida. Es como si todo hubiera sido pre-escrito y cada cosa que él hizo no tuviera nada que ver con la propia voluntad.

 

3- Karma es una palabra sánscrita que ya existía en la antigua India dentro de muchas religiones, como en el brahmanismo, el hinduismo, el jainismo y también en muchas escuelas de yoga.

Para entender qué es karma para ellos, debemos saber que la palabra karma va junto con la palabra Dharma. Para ellos uno nace de acuerdo con su karma en una determinada casta. El sistema de castas de la India se refiere a una forma de estratificación social establecida por el hinduismo (brahmanismo) en la India, la cual clasifica a las personas dentro de la sociedad en cuatro grandes categorías.

 

  • Los Brāhmanes (sacerdotes, maestros, académicos) son la casta más alta. Fueron la casta sacerdotal e intelectual, los hombres de la más alta inteligencia, responsables de aconsejar a los reyes, de estudiar las escrituras de sus antepasados, de elaborar la compleja filosofía hinduista. Los brahmanes se consideraban la cabeza del dios Brahma.
  • Los Kshatríyas (políticos, militares). Formaban la nobleza regia y militar que se ocupaba de la política y de la guerra. Buddha era un príncipe de esta casta, la cual estaba asociada a los brazos y las manos de Brahma.
  • Los Vaisyas (comerciantes, artesanos y agro ganaderos). Eran una especie de clase media burguesa que se ocupaba de la artesanía y del comercio. Estaban relacionados con el vientre de Brahma.
  • Los Shudrás (esclavos, siervos, obreros). Eran la única casta no-aria, descendientes de los dasyu sometidos, a los que se les había dado la ocasión de formar parte de la gloriosa civilización indo-aria. Constituían la “clase baja” de obreros y campesinos. Se los comparaba a los pies de Brahma.

Por último están los que no tienen casta, los dalits, quienes están fuera de este sistema e incluso en algunas partes de la India aparte de los intocables, existía una casta de personas “invisibles”, que únicamente podían salir a la calle de noche.

 

Para el hinduismo este orden es sagrado y nadie puede aspirar a pasar a otra casta en el transcurso de su vida. Sólo mediante la sucesión de reencarnaciones se puede ir avanzando (o retrocediendo) en este estatus. La reencarnación no es casual. Los individuos que hayan seguido las actividades (dharma) correspondientes a su camino (karma) pueden reencarnarse en un estadio superior.

 

Para el buddhismo el Dharma se trata de una Verdad Universal y en cuanto a karma se trata del funcionamiento de la fuerza en el universo.

El Buddha Shakyamuni, hace 2500 años, tras su iluminación enseñó que todos los hombres nacemos iguales, lo cual fue algo revolucionario para la época y que prácticamente abolió el sistema de castas dominante en ese entonces a pesar que aún hoy en día, en donde las constituciones de muchos países defienden la igualdad, sabemos que hay racismo y discriminación.

Hoy entendemos que es lo que el Buddha hablaba cuando dijo que todos nacemos con el mismo potencial de llegar a la iluminación. El guión humano debe estar en la mano de uno mismo, si este ya fuese escrito no hay ningún sentido de la espiritualidad porque sólo deberíamos aceptar esos papeles sin nada por hacer. Pero para el buddhismo, ese guión con el que nacimos fue escrito con condiciones y muchos borradores basados en vidas pasadas, por eso uno tiene el guión pero también tiene la posibilidad y el potencial de poder cambiarlo, si esto no fuera posible no habría sentido, naceríamos como hombres y mujeres ordinarios chocando contra las paredes todo el tiempo y así moríamos. Primero debemos analizar lo que hemos hecho o no hemos hecho antes de decir que algo en nuestra vida estaba predestinado, uno tiene la posibilidad de poder cambiar todas las cosas que presentan las condiciones para suceder, si la mente se encuentra concentrada en el momento y si la visión es clara.

Tampoco Karma es una palabra desagradable con mala connotación como algunos la utilizan, para el buddhismo karma quiere decir acción, es neutro. El modelo kármico en buddhismo plantea que karma siempre viene acompañado de vipaka, es decir, acción y resultado o consecuencia. De acuerdo al tipo de acciones realizadas se obtiene un tipo de resultado, ya sea inmediato o un poco después, en esta vida o en vidas futuras.